El peligro del pensamiento positivo

Parece una frase negativa.

Tal vez.

Pero no importa.

Nos han enseñado a ser positivos. Solamente positivos.

Piensa positivo.

Ten pensamientos positivos.

Es lo ideal, muy lógico y obvio, nadie lo niega. Ir en contra de eso, es ir en contra de una creencia colectiva fuertemente arraigada.

Pero tenemos que escuchar las dos versiones, para poder progresar y avanzar, de lo contrario es fácil caer en el conformismo.

Sí, porque al tratar de ver siempre las cosas desde el ángulo positivo podemos caer en lo siguiente:

  • Es conformarnos a niveles inferiores.
  • Significa renunciar a alcanzar nuestro potencial.
  • Corremos el peligro de quedar atrapados en la zona de comfort.

Positivo y negativo son caras de una misma moneda. Siempre lo han sido. Igual que la luna, con su lado oscuro.

Lo importante son los hechos. La etiqueta cada quien la pone. Para mí lo que alguien ve como negativo puede ser positivo, y al revés.

De hecho, ver las cosas desde el punto de vista negativo, es positivo, porque al reconocer y evidenciar lo malo, es ya un punto de partida hacia la mejora. La clave está en reconocer y aceptar lo que está mal. Y alguien tiene que verlo y expresarlo, señalarlo. Por miedo a no parecer negativo, podemos callar, y eso es un error. O aceptar la mediocridad o el promedio solo por no criticar.

Pasó por ejemplo en Colombia cuando “terminaron” el túnel de la línea.

Es un túnel que ya se inauguró y que a la fecha le faltan casi 14km para terminarlo. Es un túnel de un solo sentido, como quien dice, falta la mitad de la obra, una obra que duró el doble de tiempo y casi siete veces más el presupuesto inicial.

Pero atrévase a mencionar los errores para que reciba todo el peso del orgullo colombiano. Por eso seguimos y seguiremos siendo un país atrasado.

Las aportes “negativos” aportan mucho. De hecho, la etiqueta negativa o positiva es muy relativa.

Yo puedo pensar que soy una persona super fit si me comparo con gordos. Pero si me comparo con atletas de verdad, el gordo soy yo. ¿Dónde trazamos la línea?

Lo negativo es el punto de partida para corregir errores, solucionar problemas. Si nadie habla, aclara, se queja de algo, pasa el tiempo y las cosas no mejoran, algo que es muy positivo.

La definición de iluminación según la religión budista, dada como el fin del sufrimiento, es una definición negativa, pues dice lo que la iluminación no es. No es sufrimiento. ¿Qué queda entonces cuándo no hay sufrimiento? Queda abierta la respuesta.

Una de las ironías de la gente que se considera super positiva, es que generalmente está viendo lo negativo en los demás, en este caso al que critica el túnel, sin darse cuenta de que le están haciendo un favor inmenso al darle la oportunidad de corregir lo que deba corregir y no quedarse en la mediocridad. Si fueran tan positivas no resaltarían lo negativo y tratarían de ver solo lo positivo y no dirían nada, pues del pensamiento nadie escapa.

Otro ejemplo es el de los protocolos del covid19 en los colegios.

Muchos se alegran de que nuevamente abran las aulas, que los niños puedan volver a ver sus amigos, pero yo no puedo evitar pensar si sí vale la pena, teniendo en cuenta que deben usar máscara todo el tiempo (algo ya comprobado que es perjudicial para el cerebro con potenciales daños irreparables), en muchos casos sin poder salir del salón, y lo peor, distanciados de sus amigos. No tiene ningún sentido. El daño emocional que se le causará a los niños es horrible. El mensaje es fatal. No hay por que alegrase entonces de tremendo regreso. Es no aceptar lo que no debe ser aceptado. No es para nada negativo.

Pero alguien me dice: al menos van a a ver a sus amigos (pensamiento positivo, mira lo bueno). Yo la verdad pienso que no. Todo lo contrario. ¿Cuál va a ser entonces ese precio a pagar?. El ser humano creo que nunca había estado tan domesticado como ahora, y esa cultura del pensamiento positivo pienso que es una de las armas en contra nuestra, y no reconocerlo y quedarnos callados significa ir en contra de nuestra integridad.

Nos han engañado desde que nacimos. En casi todo. Nada raro que ese paradigma del pensamiento positivo también haga parte del curriculum del engaño. Personalmente pienso que sí. Y mucha parte de ese engaño es impulsado por los libros de autoayuda, impidiendo que la gente piense por si misma y mas bien repitan y sigan como ovejas los postulados de todos los gurús que les venden libros, cursos y seminarios, comprando la próxima fórmula para salir de la pobreza, para ser exitoso, para ser feliz, para conseguir libertad financiera, todas ideas algo que cada quien debe descubrir por si mismo. Creo que es un negocio, una industria quizás pensada para poder domesticar al hombre, pues finalmente hasta el mismo nombre está mal: auto-ayuda. Puede ser un comentario muy negativo este último, pero si no se hace nos quedamos sin pensar ni cuestionar nada.

El único libro de autoayuda que debes leer, es uno que tu mismo escribas.

Tenemos que aprender a pensar con nuestro cerebro y no con el de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s